Sinfónico 22

Comparte:

Sinopsis

Los tiempos recientes han puesto en entredicho el rol pasivo jugado por la mujer –en forma de «musa»– en el imaginario romántico, como fuente pasiva inspiradora de la creatividad masculina. Las obras incluidas en este programa –inspiradas, de una forma u otra, por hombres– podrían servir para propiciar un relato alternativo sobre este asunto. La convicción artística con la que el virtuoso del violín belga Eugène Ysaÿe estrenó el único cuarteto de cuerda de Debussy animó al compositor a dedicarle una suite para violín y orquesta que devendría con los años en los Nocturnos, su primer gran éxito orquestal indiscutible. Otro artista, el bailarín ruso-polaco Vaslav Nijinsky, habría inspirado, con su grácil forma de saltar, los primeros esbozos musicales escritos por Maurice Ravel para su ballet Dafnis y Cloe. Finalmente, Wulff Scherchen –un joven de quince años en quien Britten, diez años mayor, encontró su primer (y platónico) primer amor–, habría no solo inspirado, sino quizá formado parte de la narrativa interna de su Concierto para violín, una magistral composición de juventud en la que se entrelazan, además, las voces de Berg y Shostakóvich y el eco sombrío de la Guerra Civil española.

Intérpretes

Repertorio

Autor Pieza
Claude Debussy
Nocturnos
Benjamin Britten
Concierto para violín y orquesta núm. 1, op. 15
Maurice Ravel
Dafnis y Cloe, suites 1 y 2

Entradas

Venta de entradas próximamente.