Contenido principal

Comienza el contenido principal de la web. Si quiere saltar este contenido, puede regresar a los accesos directos de navegación

Detalle de concierto

Tres veces Penderecki

Auditorio Nacional de Música (Madrid). Sala Sinfónica

Abono 24

Abono 16

Abono 12 A

Abono Locuras (sábado)

Precios de entradas desde 11€ hasta 37€. Último Minuto: 1€ (solo viernes y sábados, menores de 26 años en zonas asignadas) 

Puntos de venta:

902224949

www.entradasinaem.es

03 febrero 2017 / 19:30
04 febrero 2017 / 19:30
05 febrero 2017 / 11:30

ORQUESTA NACIONAL DE ESPAÑA

KRZYSZTOF PENDERECKI DIRECTOR

GAUTIER CAPUÇON VIOLONCHELO

DANIEL MÜLLER–SCHOTT VIOLONCHELO

ADOLFO GUITÉRREZ ARENAS VIOLONCHELO

FELIX MENDELSSOHN Obertura La Bella Melusina, opus 32

KRZYSZTOF PENDERECKI Concierto grosso núm. 1 para tres violonchelos y orquesta

FELIX MENDELSSOHN Sinfonía núm.4, opus 90

Toda la normalidad programática que conllevan la obertura de «La bella Melusina» de Mendelssohn y su «Cuarta sinfonía», exagera el insólito fenómeno musical y hasta escenográfico del «Triple concierto» de Penderecki. Y no tanto por el número de solistas, canonizado por Beethoven, sino porque los tres tocan el violonchelo. Un portento francés, Gautier Capuçon; un talento germano, Daniel Müller-Schott; y un solista español, Adolfo Gutiérrez Arenas, cuya musicalidad sobrepasa hasta la relación material con el instrumento. Tocarán los tres colegas y congéneres la obra de Penderecki bajo las instrucciones del propio Penderecki, fenómeno atípico entre los compositores contemporáneos por la prolijidad de su catálogo y por su grado de penetración en las grandes temporadas sinfónicas. Mérito de un lenguaje asequible, teatral -no fácil ni superficial- y de la propia obstinación como director/compositor o compositor/director, que impresiona todavía más porque ya ha cumplido el maestro los 82 años. El triple mortal para tres chelos lo escribió en 2000 como una regresión al Barroco, un «concerto grosso» de texturas contemporáneas que vinculó a Penderecki con su erudición del patrimonio sin renunciar a su estética más genuina.

Contenidos relacionados